Riesgos laborales veterinarios

Riesgos laborales veterinarios: una profesión para unos pocos

Son muchos los niños a los que tras formular la pregunta “¿Qué quieres ser de mayor?”, responden con un apasionante “Veterinario”. Y, no nos cabe duda que es una de las profesiones más bonitas y reconfortantes que se pueden desempeñar.

Sin embargo, a pesar de los muchos beneficios que puede ofrecer esta profesión, son muchos profesionales los que desconocen los riesgos laborales veterinarios.

En el artículo de hoy te contamos algunos de los más importantes y te proponemos diferentes opciones para evitarlos. ¡Sigue leyendo!

Riesgos laborales veterinarios de caballos

Riesgos laborales veterinarios

Riesgos psicosociales

Sí, aunque son muchos quienes no tienen en cuenta los riesgos psicosociales como riesgos laborales de los veterinarios, estos también afectan a este colectivo profesional.

Es cierto que trabajar con animales genera tranquilidad y bienestar, sin embargo, el entorno en el que desarrollan su trabajo puede ocasionar estrés, uno de los riesgos laborales más importantes para los trabajadores.

En los últimos años, se ha demostrado que este factor puede afectar al rendimiento de los trabajadores y, en consecuencia, a su productividad y bienestar. Situaciones en las que, por desgracia, no se puede hacer nada por curar a un animal suelen ser las causantes de este tipo de problemas.

Riesgos biológicos

Tal y como ya os contamos en nuestro artículo sobre los riesgos de trabajar con animales. Los riesgos biológicos son los más obvios a los que se enfrentan aquellos que trabajan con animales debido a que suelen ser transmisores de multitud de enfermedades para los humanos.

Por eso, una de las medidas más importantes será el uso de equipos de protección individual, entre los que destacamos:

  • Guantes de seguridad, que nos ayudarán a protegernos de arañazos, mordeduras, cortes y pinchazos…
  • Protección respiratoria cuando exista la posibilidad de inhalar agentes infecciosos. Esto suele ocurrir, entre otros momentos, cuando se limpia con agua a presión, cuando se trabaja en lugares cerrados con altas cantidades de polvo…
  • Por otro lado, ropa de trabajo específica para veterinarios.
  • Y, por último, EPIs como las gafas de seguridad o el calzado de seguridad (botas de agua con puntera de protección).

Riesgos ergonómicos

En veterinaria, cuando hablamos de riesgos ergonómicos, nos referimos a algunos como la exposición al ruido, o las posturas forzadas que se mantienen durante la realización de ciertos trabajos. Para evitarlos, existen varias recomendaciones genéricas que se pueden seguir:

  • Ajustar los espacios de trabajo a las tareas que los profesionales deben realizar en ellos.
  • Generar una dinámica de trabajo donde las pausas y las pausas activas sean una “obligación”. Sobre todo, en puestos en los que se realizan esfuerzos físicos intensos, es importante espaciarlos en el tiempo intercalando actividades de menor intensidad para evitar sobreesfuerzos.
  • Y, además, como en cualquier trabajo y para cualquier tipo de riesgo, será necesario tener una formación suficiente para conocer los riesgos específicos del puesto.
  • Uso de equipos de protección específicos para los riesgos a los que se enfrenta el veterinario, siempre guantes para evitar pinchazos o cortes, gafas para evitar salpicaduras…
Niña veterinaria atendiendo a su perro

Riesgos químicos

Además de los riesgos derivados por la exposición a productos químicos durante las tareas de limpieza y/o desinfección, también encontramos los riesgos por el contacto con fármacos varios.

Como hemos dicho, los animales son altos transmisores de enfermedades para los humanos y viceversa. Por ello, es muy importante llevar a cabo un riguroso mantenimiento de los espacios para evitar zoonosis (cualquier enfermedad infecciosa que puede transmitirse de animales a humanos y viceversa).

Como consecuencia de este enfoque por evitar la zoonosis, se suelen utilizar productos químicos muy peligrosos y perjudiciales para nuestra salud durante las tareas de limpieza. Por eso, no solo es importante seguir las recomendaciones de los fabricantes, sino también una adecuada ventilación y, además, utilizar equipos de protección individual.

Riesgos laborales veterinarios

Y, entre otros muchos más, estos serían los principales riesgos laborales a los que puede enfrentarse un veterinario. Esperamos que, ahora que ya los conoces, apliques las medidas de seguridad que correspondan y realices tu profesión más protegido que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *