Las partes del calzado de seguridad

Muchos profesionales utilizan calzado de seguridad en su trabajo. Este suele ser un EPI obligatorio en profesiones como la construcción, la industria, la hostelería, la logística… Y, de hecho, muchas de estas áreas están reguladas por diferentes normativas.

A primera vista, este tipo de EPI puede parecer sencillo. Pero, en realidad, los componentes de un zapato de seguridad son muchos y muy técnicos. Algunos elementos son esenciales para su confección, mientras que otros son opcionales. Que un calzado los incluya o no, influirá en la clasificación que este finalmente reciba (zapato de seguridad, zapato de trabajo, de protección…). Descubre ahora todos los secretos del calzado de seguridad y comprende cada parte antes de elegir el tuyo.

Tabla de contenidos
    Add a header to begin generating the table of contents

    Los componentes esenciales del calzado de seguridad

    La parte superior de un zapato de seguridad

    zapatilla-u-power-cherry-s1p-6

    La parte superior es una parte fundamental del calzado de seguridad y es bastante compleja. Incluye todos los elementos situados por encima de la suela y está formada por varios componentes. Algunos elementos son visibles en el exterior, como el material de la cubierta; mientras que otros son invisibles, véase la puntera de seguridad.

    El material exterior

    Uno de los principales motivos por los que solemos elegir un zapato de seguridad es el material principal del mismo, la parte visible. Esto suele ocurrir porque nos fijamos, sobre todo, en la estética. Sin embargo, debemos prestar especial atención a este y otros aspectos ya que cada material tiene propiedades diferentes que pueden ser muy interesantes para unos profesionales pero no serlo tanto para otros:

    • Transpirabilidad
    • Resistencia al agua
    • Robustez
    • Facilidad de  mantenimiento, etc.

    Hay una gran variedad de materiales, por ejemplo:

    • Los zapatos de seguridad de cuero pueden ser de cuero de grano completo, piel nubuck o ante, cuero engrasado…
    • Calzado de microfibra, un material muy utilizado en el sector de la hostelería porque es muy higiénico y ofrece un aspecto similar al de la piel, a un precio muy bajo.
    • Así como otros materiales como los textiles, los sintéticos, etc.

    El revestimiento interior

    La parte invisible de la parte superior, es el forro interior del zapato, como decíamos, este también es un aspecto muy importante. De hecho, no deberíamos elegir un zapato con el mismo forro para su uso en invierno o en verano.

    Existen forros interiores transpirables y también forros de lana u otro material que proporciona un buen aislamiento térmico para el invierno.  Otros revestimientos son muy técnicos. Por ejemplo, la membrana impermeable-transpirable Gore-Tex® hace que el zapato sea impermeable.

    Por eso, debemos fijarnos en las características de nuestro puesto y en las características del calzado que vamos a comprar para que ambas nos ayuden en la misma dirección.

    Los elementos de refuerzo

    Otros elementos de refuerzo que puede o no llevar el calzado de seguridad y que estarían presentes en la parte superior del zapato de seguridad con la finalidad de reforzar la protección del usuario o mejorar la vida útil del zapato son:

    • La puntera. Se trata de un refuerzo en el extremo del zapato por encima de los dedos para mejorar su durabilidad y para proteger el pie del usuario de la caída de objetos o los golpes contra objetos inmóviles.
    • El talón reforzado: el principio es el mismo que el de la puntera y, además, evita el desgaste prematuro del calzado en la zona del talón.
    • La protección metatarsal es una tira protectora colocada en la zona de los metatarsos (huesos del pie situados entre el talón y las falanges de los dedos).
    • Y, por último la protección del maléolo, un refuerzo a la parte superior para proteger el maléolo.

    Otros materiales

    cordoneras

    Dentro del grupo de otros materiales se encuentran los cierres de un zapato de seguridad. Estos pueden ser:

    • Cordones: es el tipo de cierre más común.
    • Velcro: ideal para los usuarios a los que no les gusta atarse los cordones o para evitar tropiezos si se sueltan estos.
    • Cremallera: el cierre con cremallera se encuentra a menudo en los guardias de seguridad. Se utiliza sobre todo en botas y en la mayoría de los casos se combina con cordones.
    • Cierre boa: este novedoso tipo de cierre es muy popular, ya que asegura que los cordones de nylon estén óptimamente apretados y evita que los cordones se desaten continuamente.

    Otros elementos son invisibles, pero no por ello dejan de ser importantes. Destacamos los refuerzos del zapato para mejorar su durabilidad, así como los elementos de amortiguación (espuma) para mejorar la comodidad del pie.

    Las suelas de los zapatos de seguridad

    El siguiente elemento en nuestra lista es la suela. Una de las partes del calzado de seguridad a la que más atención hay que prestar.

    En total, hay 4 partes bien diferenciadas en un zapato de seguridad, aunque no todas tienen por qué estar presentes en todos los zapatos. Esto dependerá de la calidad, del nivel del calzado, del diseño, del precio…

    Encontramos, entonces, la suela que está en contacto con el suelo y la plantilla en contacto con el pie, pero también hay otro tipo de plantillas que no son obligatorias.

    La plantilla

    La plantilla es la parte de la suela que está en contacto directo con el pie. Esta, está estrechamente relacionada con la comodidad de un zapato de seguridad.

    De hecho, la suela de un zapato suele estar hecha de espuma EVA o PU (poliuretano) con un revestimiento que proporciona tanto una buena amortiguación como transpirabilidad. Además, hay otros aspectos que también se tienen en cuenta en la confección de las plantillas, como por ejemplo, hay algunas tratadas contra la proliferación de olores y bacterias. Por lo tanto, no cabe duda de que este es un factor muy importante a tener en cuenta, especialmente si se busca un par de zapatos de seguridad para pies sensibles.

    La mayoría de las veces, la plantilla del zapato es extraíble. Esto significa que puede sustituirse por otra si la existente muestra signos de desgaste o no se ajusta adecuadamente.

    La entresuela

    suela

    La entresuela, también llamada suela intermedia, es la parte situada entre la plantilla y la suela exterior, por lo tanto, no es visible. Su función es proporcionar el máximo confort y amortiguación al zapato, ya que no está en contacto directo con el pie.

    Suele estar fabricada con materiales ligeros y con altas capacidades de amortiguación, destacan el poliuretano y la goma EVA. A veces ofrecen propiedades muy técnicas, como la tecnología antifatiga para algunas gamas de zapatillas de seguridad aunque esto no ocurre en todos los casos, ya que la entresuela no es obligatoria. Es por eso que en los modelos básicos, puede no estar presente ya que no incluirla reduce el precio. Sin embargo, para aquellos que busquen un zapato de seguridad cómodo, es esencial.

    La plantilla antiperforación

    Aunque no es obligatoria, la plantilla antiperforación es un elemento de seguridad muy importante. Sólo está presente para determinados modelos que buscan ofrecer niveles de protección específicos.

    Su principal objetivo es el de proteger el pie contra el riesgo de perforación en el calzado de seguridad. Para cumplir con los requisitos de la normativa En 20345, debe garantizar la resistencia a la penetración de objetos afilados hasta una fuerza de 1100 Newtons.

    Hay muchos materiales que pueden utilizarse para fabricar un zapato de seguridad con suela antiperforación, aunque uno de los más conocidos y habitualmente utilizados es el acero. Y, por otro lado, actualmente, las fibras textiles están en auge ya que también ofrecen interesantes propiedades.

    La suela

    La suela es la parte exterior de los zapatos, zapatillas y botas de seguridad y trabajo que está en contacto con el suelo. La mayoría de las veces, suele ser de caucho o espuma de poliuretano (PU). Las características esenciales que debe cumplir son:

    • Resistir la abrasión para ser duradero.
    • Y garantizar el agarre del zapato gracias al diseño de la suela (por ejemplo: tacos profundos, talón despegado, etc.)

    La capacidad antideslizante de un zapato de seguridad es obligatoria y está regulada dentro de una normativa específica. Por ello, la suela se somete a pruebas para certificar su capacidad antideslizante, ese es el motivo por el que todos los zapatos de seguridad son antideslizantes.

    También se pueden esperar muchas otras propiedades de una suela, como la flexibilidad, la resistencia al calor o al frío, etc. Aunque esos son extras que variaran en función del modelo y la horquilla de precios.

    Puntera de seguridad

    puntera

    Y, por último, pero no por ello menos importante, la puntera de seguridad, también conocida como puntera de protección. Este es probablemente uno de los elementos más importante de un zapato de seguridad. De hecho, es lo que principalmente diferencia a un zapato de seguridad de un zapato de trabajo o casual.

    ¿Su objetivo? Proteger contra el riesgo de aplastamiento de los dedos de los pies en caso de caída de objetos de hasta 200 julios de energía (lo que equivale a la caída de un objeto de 20 kilos a 1 metro).

    Hay diferentes materiales disponibles para las punteras. Hay dos familias principales:

    • Punteras metálicas como el acero o el aluminio.
    • Punteras de material compuesto, como la fibra de vidrio o la fibra de carbono

    Cada material ofrece diferentes propiedades interesantes e influye directamente en el precio y la ligereza del zapato.

    Cada marca de calzado de seguridad desarrolla diferentes tecnologías y/o materiales para mejorar aún más los componentes de los zapatos y zapatillas de seguridad. En Prolaboral, nuestra amplia selección de marcas permite a cada profesional encontrar el modelo que se ajuste a sus necesidades. Nos comprometemos a explicar y detallar cada componente del zapato para que pueda hacer la mejor elección según sus necesidades.

    ¡Mantente al día!
    Política de Privacidad*

    2 comentarios en “Las partes del calzado de seguridad”

    1. ste tipo de EPIs se encuentran catalogados dentro de la categoria III que engloba los equipos de diseno complejos destinados a proteger de todo peligro mortal o que puedan danar de forma grave e irreversible la salud, por lo que el fabricante debe elaborar una declaracion CE de conformidad despues de que un organismo notificado haya expedido un certificado CE de tipo y efectuado un control de fabricacion.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *