Cuándo cambiar la ropa de trabajo

¿Cuándo cambiar la ropa de trabajo?

La ropa o indumentaria de trabajo en la mayoría de casos será una prenda que se use casi a diario, incluso más que la ropa de calle, por lo que suele requerir unos cuidados mayores.  Además, no siempre es indumentaria utilizada sólo en un lugar reservado para nuestro puesto de trabajo, sino que es usada  en contacto directo con clientes o de cara al público.
Por eso, es importante conocer cuándo cambiar la ropa de trabajo para garantizar nuestra seguridad y comodidad laboral.

 

 

 

¿Cuándo es necesario cambiar la ropa de trabajo?

En función del tipo de trabajo es necesario cambiar la ropa de trabajo con mayor o menor frecuencia. Por ejemplo, en el caso de los uniformes médicos y sanitarios, es el tipo de ropa que más sufre por su continuo uso, exposición a riesgos, manchas y por su desgaste durante la jornada laboral, por lo que requiere un cambio antes. Sin embargo, en el caso de que un cocinero, puede aguantar con un uniforme desgastado algo más de tiempo.

En resumen, todo depende de la actividad que desempeñes. Eso sí, a pesar de parecer obvio, es recomendable cambiar la indumentaria laboral siempre que esté deteriorada, rota, manchada sin solución de lavado, o cuando ya no cumpla las normas y medidas de protección específicas. Esto aumenta aún más cuando se está de cara al público, ya que podría perjudicar la imagen de la empresa.

En el caso de la ropa laboral de seguridad y los EPI, requieren de medidas de higiene especiales para alargar su vida. Sin embargo, en muchas ocasiones hay que directamente desecharla y renovarla, ya sea entera o sólo determinadas piezas de esa indumentaria cuando no asegure la protección necesaria.

 

Claves para renovar el vestuario laboral

Aunque no hay normas demasiado específicas sobre la ropa laboral en general, sí que hay recomendaciones y referencias para saber cuando cambiar la ropa de trabajo. Cada trabajo cuenta con unas necesidades diferentes, y por lo tanto, su vestimenta también.

Aun así, hay pautas comunes que sirven para las diferentes ropas de trabajo.

  • Se debe mantener la imagen del trabajador, especialmente si está de cara al público, por lo que es recomendable cambiar la ropa de manera habitual.
  • Cambiar el uniforme cada temporada y adaptarlo a las condiciones climáticas.
  • Cambiar la ropa de trabajo siempre que ésta reciba alguna modificación por parte de la empresa, como logotipo o imagen corporativa.
  • En el caso de adoptar un nuevo rol en el trabajo que requiera de una seguridad especial o diferente a la actual, adaptar el vestuario a la misma.

 

En conclusión:

El cuidado de nuestra imagen es tan importante como nuestra seguridad y salud en el trabajo. Esta serie de recomendaciones te serán de gran ayuda para saber cuándo cambiar la ropa de trabajo:

  1. Conserva el etiquetado con las recomendaciones y materiales de la ropa de trabajo y fíjate principalmente en el número de usos y tipo de deterioros.
  2. Cuida, mima y observa siempre el estado de tu ropa laboral.
  3. Si está deteriorada o manchada de forma irreversible, cámbiala.
  4. Si puede poner en riesgo tu salud o integridad física o la de los demás, cámbiala.
  5. Si es ropa de trabajo EPI debes tener especial cuidado con su mantenimiento o reparación y, de la misma forma, cambiarla por otra si procede.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *