Zapatos antideslizantes de seguridad: SRA, SRB y SRC | Prolaboral
Calzado antideslizante de trabajo

Zapatos antideslizantes de seguridad: SRA, SRB y SRC

En cualquier profesión el calzado de seguridad es una parte importante del equipo de trabajo. Los motivos son claros, además de proteger los pies de cualquier golpe, ayudan a evitar el riesgo de caídas.

Y, es que, dependiendo del entorno de trabajo, los suelos pueden ser irregulares o estar cubiertos de algún fluido como el aceite que hace que aumente considerablemente el riesgo de caída. Para evitar estos riesgos, es aconsejable utilizar no solo calzado que sea de seguridad, sino también denominados como zapatos antideslizantes.

En el artículo de hoy te contamos, no solo qué son los zapatos antideslizantes, sino también qué normativas cumplen y con qué materiales se confeccionan. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo se define el nivel de agarre del calzado antideslizante?

Para determinar el nivel de adherencia de un zapato al suelo se utiliza un valor que conocemos como coeficiente de fricción dinámico. Este coeficiente depende de varios factores: el suelo, los fluidos lubricantes, la posición del pie, la inclinación del cuerpo del trabajador…

Todos estos factores influyen de forma que las suelas de los zapatos antideslizantes están diseñadas en función de las diferentes fuerzas ejercidas al caminar para obtener el mejor nivel de agarre posible facilitando al máximo posible el movimiento del usuario.

Normas antideslizantes

Los zapatos de seguridad se regulan bajo los requisitos de la norma EN ISO 20345:2011 (comodidad, durabilidad y protección). Sin embargo, también hay otros marcados que reflejan características específicas de protección en nuestro calzado de trabajo.

Por ejemplo, en el caso de los zapatos con características antideslizantes, hablamos de tres normas distintas que dan fe de la resistencia al deslizamiento de la suela.

  • SRA = norma que certifica que el zapato es antideslizante en un suelo de cerámica cubierto con agua y detergente.
  • SRB = esta norma certifica que el zapato es antideslizante sobre un suelo de acero cubierto de glicerina.
  • Y, por último, SRC, una norma que combina las características de las normas SRA y SRB.

Mantenimiento de la suela del zapato

Aunque las suelas están certificadas por las normas que os hemos comentado, es evidente que su capacidad antideslizante disminuye si ciertos elementos llegan a obstruirlas. Hablamos de elementos como el barro, la grava, la acumulación de suciedad, restos de perforación, etc.

Por eso, es importante inspeccionar y limpiar regularmente las suelas. Para ello, tan solo será necesario utilizar agua caliente y jabón para devolverlas a su estado original.

Además, no solo es importante cuidar la limpieza de las suelas, también hay que revisar habitualmente el desgaste de las mismas o la deformación que puedan presentar. En caso de que estuviese demasiado deteriorado, sería necesario renovarlo.

Resbalón por no usar zapatos antideslizantes

¿Qué zapatos antideslizantes debo elegir?

Como siempre decimos, para estar bien protegido, lo principal es conocer el entorno de trabajo en el que realizaremos nuestras tareas. No será lo mismo un trabajador de la construcción, quien necesitará un calzado específico para terrenos embarrados y, en ocasiones, poco estables; que un trabajador de una clínica sanitaria, quien se expone a caídas por resbalones en suelos pulidos y con fluidos.

Sea cual sea el ámbito de actividad, lo más importante es elegir un calzado de seguridad adaptado a las condiciones que encontraremos en nuestro puesto.


Y, hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que hayas disfrutado del artículo de hoy y que, si no conocías los diferentes tipos de zapatos antideslizantes, ahora ya puedas elegir aquel que mejor se adapta a ti.

Te esperamos en unos días con un nuevo artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *