Prevención de riesgos de los trabajadores del hogar | Prolaboral
Día mundial de los trabajadores del hogar

Prevención de riesgos laborales de los trabajadores del hogar

Desde siempre, los trabajadores de hogar han sido unos profesionales bastante invisibilizados. Y, este año, dado que el día 30 se celebra el día Mundial de los trabajadores del hogar, queremos hacer especial mención a estos profesionales. Para ello, os vamos a hablar sobre diferentes aspectos que afectan a su día a día en el trabajo. ¿Quieres descubrir a qué nos referimos? ¡Sigue leyendo!

Prevención de los empleados del hogar

De la misma forma que sucede con el resto de profesionales, los trabajadores del hogar están expuestos a multitud de riesgos propios de la actividad que ejercen. Las caídas al mismo nivel o distinto, los golpes y cortes con elementos punzantes, los contactos térmicos, los sobreesfuerzos o el riesgo químico de la exposición a los diferentes productos usados, son solo algunos de los ejemplos que tienen que tenerse presentes cuando hablamos de riesgos laborales en este sector.

Normativa existente

La normativa relacionada con la prevención de riesgos laborales en esta profesión es un tema que todavía tiene un largo camino que recorrer. Ya que, como hemos comentado, es un sector muy invisibilizado y en el que alrededor del 30% son trabajadores no afiliados a la Seguridad Social.

Aún así, como es lógico, la Ley de Prevención de Peligros Laborales hace referencia a la prevención de riesgos laborales de los empleados domésticos en el artículo 3.4.:

En este, se detalla que a estos profesionales no les perjudica la Ley de Prevención de Peligros Laborales. Aunque, también se recoge la necesidad de que el empleador garantice su salud por medio de unas condiciones de seguridad correctas.

Medidas preventivas para trabajadores del hogar

Para reducir los peligros a que están expuestos estos trabajadores, destacamos diferentes medidas preventivas a aplicar entre las que destacan:

  • Utilizar escaleras correctas en funcionalidad de la altura a la que se pretenda acceder.
  • No subir a superficies inestables como sillas, taburetes, muebles…
  • Utilizar zapatos antideslizantes con talón cerrado y con características antiestáticas que sujeten el pie a la perfección y aporten seguridad y estabilidad al trabajador.
  • Garantizar el orden del espacio de trabajo, eso quiere decir no dejar cables sueltos y elementos en el suelo o zonas de paso. De esta forma evitaremos tropiezos, resbalones y caídas.
  • Revisar antes de utilizar que cada herramienta o utensilio esté en perfecto estado sin posibilidad de causar daño al trabajador.
  • Procurar que todos los cajones y puertas de armarios salientes estén cerrados a lo largo de los trabajos, para evadir golpes y caída de elementos.
  • Prestar atención a la temperatura de las superficies y aparatos que se utilicen o que se vayan a limpiar, evitando que permanezcan calientes (hornos, encimeras, planchas…).
  • Si se produce un incendio en la cocina, por ejemplo, se prende el aceite, se debe saber que NUNCA hay que apagarlo con agua, sino más bien con una tapa o un paño húmedo.
  • Los recipientes calientes hay que manipularlos con guantes de protección térmica.

Si quieres conocer más sobre las lesiones laborales por movimientos repetitivos en el sector de la limpieza, te invitamos a leer el artículo que publicamos hace unos meses en el blog.

Y, una vez dicho esto, es el momento de despedirnos por hoy. Esperamos que el artículo te haya gustado y que hayas podido aprender la importancia de visibilizar esta profesión en la que tantos accidentes se sufren y en la que tan pocos trabajadores tienen posibilidad de reconocerlos.

Productos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *