Mejores tejidos de ropa de trabajo para invierno

Mejores tejido de ropa para invierno

En invierno, elegir la ropa de trabajo que utilizarás en tu día a día es una decisión importante, sobre todo, si desarrollas tu actividad a la intemperie. Sin embargo, puede llegar a ser una decisión difícil debido a la cantidad de tejidos de ropa de trabajo disponibles a día de hoy en el mercado.

Un proceso tan sencillo como la elección de un par de prendas, puede convertirse en todo un reto cuando no tenemos muy claras las diferencias entre el poliéster y el nylon. O cuando no sabemos si es mejor utilizar algodón o lana.

Por eso, en el artículo de hoy te contamos las claves para saber diferenciar entre todos los tipos de tejidos de ropa para invierno.

Perro abrigado con manta de poliéster

Ropa de trabajo para invierno

Cualquier tipo de tejido de ropa puede ser adecuado como uniforme de trabajo para invierno, solo hace falta que se adapte a las necesidades del usuario que la va a utilizar y a las condiciones climáticas en las que desempeñará su tarea.

Pero antes de decidir, es importante conocer cuáles son las prestaciones de cada uno de los diferentes tejidos disponibles en el mercado: algodón, lana, poliéster…

Ropa de algodón

Comenzamos con el primer tejido, el algodón. Las prendas confeccionadas con este son de las más buscadas cuando hablamos de uniformes de trabajo, independientemente de si se trata de ropa para invierno o verano.

La ropa de algodón es perfecta para estar en contacto con la piel ya que se trata de un tejido que no retiene el calor y, por lo tanto, evita la transpiración. Además, es el tejido perfecto para las pieles sensibles ya que no suele provocar reacciones alérgicas.

Asimismo, es altamente resistente, aunque, hay que tener cuidado ya que podemos estropearlo si no lo cuidamos adecuadamente. Por ejemplo, lavar las prendas a altas temperaturas puede provocar que encojan si no se siguen las recomendaciones del fabricante.

Prendas de lana

En segundo lugar, tenemos las prendas de ropa de lana. Este tipo de alternativas suelen relacionarse con multitud de desventajas, entre ellas, los picores que puede llegar a producir a aquellas personas con mayor sensibilidad.

Sin embargo, no somos conscientes de la multitud de beneficios que presenta la ropa de lana en invierno:

  • Alta absorción de la humedad que nos ayuda a sentirnos secos y calientes, aun cuando la prenda tenga algo de humedad.
  • Además, es un tipo de tejido de ropa aislante y reguladora de la temperatura.
  • Y, también, podemos decir que es un tejido que resiste bastante bien la suciedad.

¡Todo ventajas! 🙂

Ovillo de lana

Tejidos de poliéster

Las prendas de poliéster cuentan con diversas ventajas, por eso es uno de los tejidos de ropa de trabajo más elegidos entre nuestros clientes. Destacamos principalmente:

  • Su alta resistencia al desgaste y, por tanto, su mayor durabilidad.
  • Además, requiere ‘pocos’ cuidados, ya que el lavado, secado y plancha son muy sencillos de realizar.
  • Por otra parte, es un material perfecto cuando hace frío ya que, a pesar de que no es transpirable, no acumula el sudor y, por tanto, la persona se mantiene seca todo el tiempo.

Ropa con tejido polar

Dentro de las prendas de ropa de poliéster en invierno, las más conocidas son las de tejido polar. Es una opción muy utilizada ya que ofrece multitud de beneficios relacionados con el confort térmico. Sin embargo, también supone grandes desventajas como la falta de transpiración que hace el sudor pueda quedarse en la prenda y llegue a enfriarse afectando al usuario que la utiliza.

Gramaje de la ropa

Como hemos comentado más arriba, hay tejidos como el algodón que pueden utilizarse en cualquier época del año. Sin embargo, esta afirmación tiene truco. No cualquier prenda de algodón puede utilizarse indistintamente en cualquier estación del año. Esto dependerá del gramaje de la prenda, una característica que se suele indicar en la descripción de las prendas.

El gramaje es una cualidad que indica el peso en gramos por cada metro cuadrado de tela. Este dependerá, entre otras cosas, del número de hilos.

Y, sí, ya sabemos que os estáis preguntando que cómo vais a saber vosotros el gramaje que tenéis que elegir. Una buena guía es tener en cuenta que una camisa de trabajo de verano suele estar entre 120 y 200 gramos por metro cuadrado de tejido.

Hasta aquí el artículo de hoy. Esperamos que os haya gustado y, sobre todo, que os sea útil 😉

Ahora que ya conoces las características de cada uno de los diferentes tejidos de ropa no necesitarás ser un Joey Tribbiani para ir bien abrigado. Tan solo necesitarás combinar las prendas adecuadas con la teoría de las 3 capas que os contábamos en el artículo sobre ropa térmica.

Joey Tribbiani abrigado con 6 prendas de ropa

Deja una respuesta