Historia de la ropa de trabajo de pintor

Historia de la ropa de trabajo de pintor

Son muchos los grupos de profesionales que mantienen, desde no se sabe cuándo, un determinado ‘dress code’ que todos hemos aceptado y relacionamos con ellos. Sin embargo, nunca nos preguntamos a qué momento de la historia se remonta el origen de esos uniformes de trabajo o cuáles fueron los hechos que hicieron que fuesen así.

Pero, nosotros que somos de naturaleza curiosa, hemos estado investigando sobre el origen de la ropa de trabajo de pintor. Y, los descubrimientos son sorprendentes. ¿Quieres saber cuál es el origen del pantalón de pintor blanco? ¡Sigue leyendo!

Historia de la ropa de trabajo para pintores

Como hemos dicho, son muchas las profesiones que asociamos con determinados uniformes y colores determinados. Este es el caso de los pintores, que llevan utilizando el pantalón de pintor blanco desde el siglo XVIII. Por algo será, ¿no crees?

El caso es que la ropa de trabajo para pintores es blanca por múltiples motivos, todos ellos con un sentido práctico.

Principalmente, estos profesionales utilizan ropa de trabajo de color blanca porque la mayoría de los materiales con los que trabajan son de este color y, por lo tanto, las manchas son más fáciles de disimular. Aunque sí, tienes razón, cuando utilizan pinturas de colores su uniforme de trabajo parece un lienzo. 

Sin embargo, esto también tiene su explicación, y es que el uso del color blanco permite utilizar productos blanqueantes más agresivos que les permitan volver a recuperar sus prendas sin manchas.

Además, entre otros motivos, el uso de ropa de trabajo de pintor blanca también ayuda, por ejemplo, cuando se trabaja en exteriores ya que el color blanco refleja la luz del sol y mantiene al operario más fresco.

Y, por supuesto, cómo olvidar el tema ‘cash’, el vestuario laboral de color blanco, por lo general, es más económico que las telas tintadas.

Ropa de trabajo de pintor cómoda

Consejos para elegir ropa pintor

La ropa, las manos o el pelo y la cara son solo algunas de las partes del cuerpo con las que los pintores suelen volver cada día a casa llenas de pintura. Para evitarlo en la medida de lo posible, os contamos una serie de consejos que os pueden ayudar a elegir la vuestra.

Comodidad

El principal aspecto a tener en cuenta es la comodidad al igual que ocurre en cualquier profesión en la que esté en continuo movimiento, lo mejor es utilizar ropa cómoda. Para ello, será adecuado elegir ropa no demasiado ajustada pero tampoco demasiado holgada, ya que, de esa forma, podríamos estropear alguna parte al rozarnos.

La prenda estrella de los profesionales de la pintura es el pantalón de pintor blanco o, en su defecto, el peto de trabajo de este mismo color. En este sentido, una opción que se ha puesto muy de moda es el uso de pantalones como los de Kapriol, el modelo Smart Paint. Es una opción multibolsillos que puede resultar muy atractiva.

Persona pintando tumbada

Personalización de uniformes

Aunque hablar de personalización en el caso de unos de los profesionales más “creativos” del panorama industrial, lo cierto es que no es tan descabellado.

Como para cualquier profesional, la ropa personalizada para pintores puede aportar muchos beneficios al trabajador y a la propia empresa. Aunque, eso sí, hay que elegir un método de personalización resistente que permita la limpieza y el mantenimiento de la ropa de trabajo con productos altamente agresivos sin que se destroce dicha personalización.

Para ello, siempre recomendamos consultar con un experto que pueda aconsejarnos en este tema y que nos ayude a elegir aquello que mejor puede quedar.

Calzado de trabajo

Por último, queremos incluir el calzado de trabajo. En el caso de los pintores, el calzado también es de alta importancia ya que los pintores pasan muchas horas de pie, caminando y en posturas no del todo ergonómicas.

La elección de un buen calzado de trabajo puede ayudar a evitar problemas serios como las lesiones musculares.

¿Qué hay de la suela? Siempre, ha de elegirse un calzado que nos ofrezca alta resistencia a los deslizamientos ya que se trabaja con productos líquidos que facilitan las “caídas tontas”.

Y, por último, es importante elegir un calzado con materiales resistentes a los químicos con los que se trabaja. A este respecto, hay muchos pintores que optan por el uso de cubrebotas que les ayuden a mantener el calzado intacto por más tiempo.

Ropa de trabajo de pintor

Workers, esto es todo sobre ropa de trabajo de pintor, el artículo de hoy ha sido breve, pero, ‘como bien dicen en mi pueblo’ “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

Esperamos que lo hayáis entendido y que todo os haya quedado claro, aunque ya sabéis que cualquier duda que os surja, estamos encantados de ayudaros a resolverla.

Os esperamos en unos días con un nuevo artículo en el blog de Prolaboral 😉

Deja un comentario