Ropa de trabajo personalizada y otras formas de hacer crecer tu marca

Ropa de trabajo personalizada

A veces pensar en utilizar ropa de trabajo personalizada es un tema que queda relegado a un segundo plano cuando tenemos ‘otros asuntos más importantes’ en mente. Sin embargo, a diferencia de lo que se suele pensar, existe una larga lista de beneficios de utilizar ropa laboral personalizada, entre ellos destacamos los cinco siguientes. 

Hace algún tiempo en el canal de Youtube de Prolaboral os explicamos las características generales de cada método de personalización de uniformes. Nuestro objetivo principal es que conozcas cómo y cuándo utilizar cada uno de ellos.

Hoy te vamos a contar los trucos que utilizamos y solemos dar para decidir cómo personalizar tu uniforme. ¡Sigue leyendo y conviértete en un maestro de la personalización de uniformes! 😉

Cómo personalizar tu uniforme

El caso es que hoy en día se puede personalizar casi cualquier tipo de prenda, desde delantales hasta gorras pasando por las típicas camisetas personalizadas, chaquetas, pantalones, mochilas… 

La cuestión es que para cada tipo de prenda, color, diseño y tejido es adecuado un tipo de personalización. Y no siempre sabemos exactamente cuál nos conviene más utilizar. 

Método 1: Bordados para uniformes

El primer método que os vamos a explicar es el bordado directo, uno de los más requeridos por todas las empresas. Este sistema es uno de los más duraderos ya que se realiza cosiendo la propia prenda con el hilo realizando la forma deseada. Ojo, que para que el resultado sea de alta calidad, es necesario que cumpla unos requisitos determinados. 

Por ejemplo, no se deben bordar diseños muy pequeños porque las puntadas de la aguja muy cercanas unas con otras dañarían el tejido. Pero, tampoco pueden bordarse diseños muy grandes porque corremos el riesgo de estropear la prenda. Lo habitual es realizar bordados de unos 10 cm2 como máximo.

Parches simuladores de bordado

En el caso de querer bordar un diseño muy pequeño o que se trate de logos con mucha masa, como por ejemplo podrían ser los escudos que tienen muchos colores, existe una alternativa que se adapta a la perfección. Estaríamos hablando de los parches simuladores de bordado. Se trata de  realizar un bordado en una tela externa que posteriormente se une a la prenda. El inconveniente que presenta esta técnica es que suele utilizarse para grandes tiradas, habitualmente superiores a 100 unidades

Apliques de bordado

Además, existen otras alternativas, por ejemplo, en el caso de querer uniformes bordados con tu logo en el mismo color que la propia prenda, se utilizan apliques de bordado. Este tipo de bordados no son muy conocidos, pero lo que sí son es útiles y prácticos. El procedimiento es sencillo, hacemos el bordado sobre una entretela de otro color, por ejemplo, blanco, y posteriormente cosemos el aplique de bordado a la prenda principal.

Método 2: Serigrafía

A continuación, el segundo método del que os vamos a hablar es la serigrafía directa. Este procedimiento es uno de los más utilizados cuando hablamos de uniformes personalizados. Se recomienda cuando la cantidad de prendas a personalizar es superior a 20 o 25 prendas. Suele ser el método elegido cuando el diseño que quiere se implementar un logo a una o dos tintas.

Además, la ventaja que tiene la serigrafía en uniformes es que puede colocarse prácticamente en cualquier sitio, en el pecho, en mangas, en espalda, en perneras de pantalones…

Método 3: Transfer textil

¿Aún no sabes qué es el transfer textil? Es una de las opciones de personalización de ropa más utilizada ya que implica un coste menor. A continuación te explicamos los tipos de transfer textil.

Transfer textil al corte

El siguiente método de personalización de ropa más habitual entre nuestros clientes es el transfer textil de corte ya que es la forma ideal de personalizar pequeñas cantidades de prendas y, además, es perfecto para logotipos con colores muy vivos

¿Cuál es el inconveniente? Lógicamente, como no todo puede ser bueno el transfer textil de corte tiene inconvenientes. Y son simple y sencillamente que no se recomienda para personalizar formas o textos muy pequeños. 

Transfer textil de impresión digital

Por otra parte, contamos con el transfer textil de impresión digital. Este es un método que suele utilizarse también para pequeñas cantidades y su principal ventaja es que es el método más adecuado para estampaciones de fotografías o diseños de muchos colores.


“Para, para, para un poco que con tanta palabrería necesito organizar la información”.

Vale, después de tanta teoría, para que nos quede un poquito más claro cuál es la técnica adecuada para hacer nuestra ropa de trabajo personalizada, vamos con unos ejemplos: 

Ejemplo 1

Somos un grupo de 12 amigos que quiere realizar una tirada de 12 camisetas personalizadas (porque si hacemos 13 nos sobra una ☺ ) con un diseño pequeñito. En este caso, se recomendaría utilizar transfer textil, ya que para esta cantidad de prendas el transfer sería más barato que la serigrafía debido a que no habría que realizar pago de la pantalla. 

Ejemplo 2

Una empresa quiere realizar una tira de 40 prendas personalizadas variadas con un logo a dos colores y no sabe qué método utilizar. Nuestros compañeros en esta ocasión, les recomendarían utilizar serigrafía directa ya que el pago de la pantalla se rentabilizaría al pasar de las 20-25 prendas.  

Ejemplo 3

¿Quieres ser el cocinero más reconocido y quieres una casaca de cocinero con tu nombre? Lo mejor que puedes hacer es apostar por el transfer textil. El motivo principal es que se trata de una sola prenda con un diseño muy específico

Ejemplo 4

Y, en nuestro último ejemplo, nos ponemos en el caso de una empresa que acaba de empezar y sólo quiere cuatro prendas personalizadas con su diseño. ¿Nuestra recomendación? Apostar por el transfer textil de corte… Salvo que el logotipo lleve muchos colores o degradados, en ese caso deberíamos estudiar el caso y buscar una opción más adecuada.


Depende la cantidad de prendas, del material de las mismas y del propio diseño que se quiera estampar o bordar, será más recomendable utilizar un método de personalización u otro. Por eso, una vez que sabes la complejidad del tema, nuestra recomendación es que cuando te plantees comprar ropa de trabajo personalizada, hables con tu empresa de confianza. Con su experiencia, te ayudarán a elegir el método más adecuado a tu diseño, a la prenda escogida y a la cantidad de uniformes personalizados que desees adquirir. 

Y hasta aquí, nuestro brevísimo resumen sobre ropa de trabajo personalizada. Que igual a vosotros no os parece tan breve, pero os aseguramos que podríamos hablar largo y tendido sobre cada una de las técnicas que os hemos contado. 

En cualquier caso, ya sabéis que podéis hacernos llegar toda duda, queja o sugerencia y que estaremos encantados de ayudaros a ser felices resolviéndolo.

Deja un comentario