Prevención de riesgos: F1 – Mejorando el gran circo

Prevención de riesgos laborales en automovilismo

Muchos de nosotros hemos visto alguna vez una carrera de Fórmula 1 o hemos oído hablar de algunos de los pilotos más famosos, pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo se gestiona la seguridad en este sector que tanto nos apasiona?

A pesar de lo que pueda parecer, hoy no traemos un artículo como el de cada semana. Os hemos querido preparar una sorpresa y, para ello, hemos invitado a una gran aficionada al motor y con amplia experiencia y formación en prevención de riesgos laborales, Tamara Alonso, que nos cuenta todo lo que sabe y un poquito más…


Introducción

En cualquier sector profesional existen diferentes factores de riesgo en los distintos puestos y tareas. Frente a esos riesgos, deben aplicarse las medidas adecuadas para proteger a los trabajadores tanto a nivel colectivo como individual. La Fórmula 1 es, sin duda, un sector más, conformado por un deporte de riesgo y que invierte en importantes y avanzadas medidas de seguridad con el fin de evitar o disminuir posibles accidentes permitiendo que los espectadores disfrutemos en cada carrera. Soy aficionada al mundo del motor en general, acudo a diversas competiciones, lo sigo en televisión y leo bastante al respecto, y por eso, he pensado que podría resultar curioso este artículo vinculando el automovilismo y la prevención en su máxima categoría como es la Fórmula 1. Al fin y al cabo, no dista de ser una empresa con sus trabajadores que debe velar por su seguridad y salud.

Cada gran premio debe cumplir con distintas directrices en materia de seguridad fijadas por el organismo responsable en esta materia, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) con su reglamento

Accidentes que cambiaron la percepción de la seguridad en la Fórmula 1

«Dios mantuvo su mano sobre la Fórmula 1 durante mucho tiempo. En el Gran Premio de San Marino de 1994 la retiró». Estas palabras en boca del gran Niki Lauda no hacían más que confirmar lo que, sin duda, había sido un triste fin de semana para la Fórmula 1, marcado por el grave accidente sufrido por el piloto brasileño Rubens Barrichelo ya el viernes en los entrenamientos libres y por la posterior muerte del piloto austriaco Roland Ratzenberger el sábado durante los clasificatorios. Seguidamente, en carrera el domingo el gran Ayrton Sennaperdía también su vida en este aciago Gran Premio. Se cuenta que no quería correr tras lo sucedido el fin de semana, tenía un mal presentimiento que desgraciadamente se hizo realidad. Finalmente, tomó la salida, y poco después perdía el control de su monoplaza estrellándose en la curva más rápida del Circuito de Imola («Curva Tamburello») cuya única protección era un muro de hormigón. Otros incidentes se sucedían también durante el fin de semana, en el que otro de los pilotos perdía un neumático que salía despedido golpeando a varias personas en el pit lane.

Aquel Gran Premio supuso un antes y un después en materia de medidas de seguridad para el automovilismo. Aunque las medidas de seguridad habían evolucionado desde los inicios de la Fórmula 1 en los años 50, sin duda, aquel fin de semana de 1994 marcó un hito en materia de seguridad. A partir de entonces, se tomó una mayor concienciación y se reforzó la seguridad a diferentes niveles, seguridad que ha mostrado una avanzada tecnología con la finalidad de proteger la vida del piloto. Cada vez más, la FIA y las distintas escuderías apuestan por invertir en medidas de seguridad a nivel de pista, comisarios, espectadores, así como en la mejora de los equipos de protección personal del piloto. Con todo esto, si bien los riesgos de accidentes en esta categoría se han reducido de forma considerable gracias a los avances tecnológicos en seguridad, aún permanece reciente el recuerdo de la muerte del piloto Jules Bianchien 2015 al chocar contra una grúa durante el Gran Premio de Japón, que realizaba maniobras de retirada de la arena del monoplaza de otro piloto. También, a partir de este Gran Premio, la FIA prohibió la permanencia en zonas con peligro de grúas para la retirada de vehículos y se creó la figura del Virtual Safety Car (VSC), que reduce la velocidad de todos los pilotos cuando hay un posible peligro en pista que no requiere la salida del coche de seguridad (SC) por su brevedad. También a partir de esta fecha, se aceleró la implantación del famoso HALO de protección contra impactos al que me referiré más adelante.

Así que, como podemos observar, la seguridad es una asignatura permanente para la Fórmula 1, apostando por mejorar en materia de seguridad.

3, 2, 1…Seguridad en pista

Las medidas de protección colectiva dependen en gran parte del tipo de trabajo, del entorno laboral, los riesgos a los que está expuesto el trabajador y otros factores. Entre dichas medidas destacan, generalmente, el orden y limpieza para evitar accidentes o enfermedades, barandillas, pasarelas, sistemas de protección de incendios, barreras, vallas o señalización de seguridad. En el caso de Fórmula 1, es objetivo prioritario de la FIA garantizar la protección y seguridad de los pilotos, comisarios, mecánicos, espectadores y demás personas que forman parte de esta gran competición. Veamos algunas de las medidas más importantes adoptadas en este Campeonato vinculadas a la protección colectiva:

Barreras de protección

Inicialmente, estaban formadas por apenas unos fardos de hierba, más tarde se añadían varios neumáticos que servían para amortiguar en caso de impacto del vehículo. Su fiabilidad resultaba bastante dudosa, pues muchos atravesaban la misma y llegaban a impactar contra muros de hormigón. En la actualidad, estas barreras se sustituyen por las llamadas «TECPRO«. Se trata de protecciones que funcionan amortiguando, absorbiendo y distribuyendo la energía del impacto. Impiden que se decelere instantáneamente y el monoplaza no pare de golpe.

Coche de seguridad

Conocido como el famoso «Safety Car» cuya función es proteger a los participantes agrupándolos en caso de algún accidente o anomalía relacionada con condiciones de tiempo adversas. En el momento en que sale a pista, los monoplazas deben situarse en las posiciones que mantenían sin poder adelantarle. 

Coche medicalizado

Diseñado para transportar al equipo de emergencia al lugar del accidente de forma rápida. Se sitúa tras la última fila de la parrilla cuando se realiza la vuelta de formación y les acompaña en la primera vuelta.

Banderas de señalización de seguridad

Al igual que contamos con un reglamento en materia de señalización de seguridad y salud, también en la Fórmula 1 existe dicha señalización mediante el empleo de diferentes banderas por colores para informar de posibles riesgos o prohibir determinados comportamientos y utilizadas por los comisarios de pista, algunas de ellas son:

  •  A cuadros negra y blanca: Indican el fin de carrera o de cada sesión de la competición.
  • Roja: parada de la carrera bien por un accidente grave o por malas condiciones meteorológicas en pista.
  • Amarilla: No permite adelantar e indica algún peligro.
  • Amarilla con «SC»: Salida a pista del coche de seguridad o Safety Car.
  • Amarilla con franjas rojas y que se mantiene estática: Existencia de restos de aceite o posibles fragmentos o restos de monoplaza en pista.
  • Verde: Indica que el peligro ha cesado y ya se puede adelantar.
  • Azul: Avisa a los pilotos que van a ser doblados en pista.
  • Negra dividida o negra completa: Indica apercibimiento o exclusión.
  • Blanca: Vehículo muy lento en pista, bien un vehículo averiado o de emergencia como una ambulancia.

Comisarios de pista

Los comisarios de pista cumplen una importante función en materia de seguridad. Actúan en caso de accidente o colisión, limpiando y barriendo de la pista posibles piezas o restos de monoplaza de forma rápida e incluso retirando el monoplaza de pista. Son la primera asistencia del piloto en caso de accidente e informan de la situación por radio a dirección de carrera.

Comisarios limpiando la pista

Se sitúan tras las barreras de seguridad para poder actuar con esa inmediatez en caso de algún incidente en pista. Por lo tanto, están expuestos a importantes riesgos como atropellos, exposición a condiciones adversas, etc.

Pit Lane

Es el carril que transcurre entre la pista y los boxes. Tanto la entrada a boxes como el «Pit Stop» (parada en boxes) han sido foco de numerosos accidentes y por eso se han establecido importantes limitaciones y modificaciones con el paso del tiempo. Especialmente, tras un incidente sufrido por un cámara al impactarle y golpearle un neumático mal atornillado durante la parada en boxes provocando lesiones. Las principales medidas de seguridad adoptadas se resumen en:

  • El personal del equipo no puede permanecer fuera de boxes si no es para efectuar las maniobras necesarias, como cambio de ruedas.
  • Reducción de la velocidad máxima en boxes a 80 km/hora o 60 km/hora en algunos circuitos (normalmente debido al tamaño reducido del Pit Lane) para minimizar los riesgos en caso de atropello.
  • Obligación de protección de la cabeza para todo el personal que trabaja en el monoplaza durante el pit stop.
  • Prohibición de la presencia de los medios de comunicación en el pit lane tanto durante la clasificación como en carrera. Sólo pueden estar en el «Pit Wall» durante la sesión de entrenamientos libres, esto es, el muro entre pista y Pit Lane donde se encuentran las cabinas de los equipos.
  • Supresión del repostaje durante la carrera desde 2010. Existían riesgos motivados por motores y escapes calientes y la rapidez al intentar cargar gasolina en el menor tiempo posible provocaba que el monoplaza saliera a veces con la manguera aún conectada, arrancándola del surtidor y barriendo a cuantas personas hubiera en su trayectoria. Mención especial merece la figura del llamado «Lollipop Man», más conocido como el «hombre de la piruleta», ayudado por una señal en forma de círculo y con un mango alargado, de ahí su nombre. Se colocaba a la vista del piloto, teniendo en cuenta que éste, durante la parada, sólo ve hacia adelante. Con ella, indica al piloto cuándo debe arrancar de nuevo después de una parada. En la actualidad, esta figura ya ha sido sustituida por un semáforo o señales luminosas en varios equipos.

Protección de los espectadores

En cada Gran Premio, se montan distintas gradas en las que se sitúan los espectadores y que han de estar orientadas de forma que permitan una buena visibilidad, además de que han de cumplir con las especificaciones en materia de seguridad vigentes al respecto. Se exige un aumento de la distancia desde las gradas a pista, además de ajustarse a la capacidad de público que puedan soportar.

Y si con todas estas medidas no fuese suficiente, también en esta categoría, contamos con personas responsables del control de la seguridad y con capacidad para sancionar en caso de incumplimiento de las mismas, lo cual hace que nos recuerde a las sanciones en materia preventiva para una empresa. A continuación, muestro algunas de las personas con funciones importantes para garantizar la seguridad:

  • Dirección de carrera: Es el máximo responsable en cuanto a las decisiones que acontecen tanto antes del inicio de la carrera, durante y al término de la misma.
  • Comisario de pista: Señaliza cualquier peligro en pista y es quien está autorizado para mostrar las distintas banderas, según las circunstancias.
  • Comisario técnico: Responsable de comprobar que tanto el monoplaza como la ropa del piloto cumple las especificaciones técnicas establecidas para garantizar su seguridad y que están dentro del reglamento.
  • Comisario deportivo: El Director de Carrera y los comisarios designados en cada Gran premio se encargan de juzgar y sancionar las acciones que consideren punibles tanto de los pilotos como de los equipos. 

Back to the future: en busca del monoplaza más seguro

En algunos temas de prevención suelo incluir la frase pronunciada por el ex piloto Mario Andretti “si crees que está todo bajo control, es que no vas lo suficientemente rápido”. No cabe duda que la Fórmula 1 es un deporte de riesgo y, por ello, es esencial adoptar todas las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes graves o mortales. Aún así, el riesgo está presente impulsado por las grandes velocidades que los vehículos alcanzan en carrera. Sigue leyendo… Conozcamos algunas medidas importantes para garantizar la seguridad del piloto y que han ido evolucionando en busca del monoplaza más seguro:

  • Cockpit: Es el habitáculo donde va el piloto, muy resistente al integrar un monocasco de fibra de carbono, contando con estructuras deformables de choque para absorber esa energía. Debe permitir que el piloto pueda salir de ese espacio en un tiempo reducido. Cuenta también con un espacio para proteger las piernas del piloto en caso de accidente, con una estructura acolchada en forma de U. En cuanto al asiento, están fabricados también en fibra de carbono y moldeados a la medida de cada piloto. Cuenta con unos enganches que, en caso de accidente, permiten extraer al piloto sentado sin mover su columna ni cuello. Es obligatorio el uso de cinturones de seguridad formados por arneses de seis puntos: dos correas para los hombros, dos para la cintura y dos para la entrepierna, garantizando así la total sujeción del piloto durante la carrera. Por último, también existen reposacabezas acolchados que evitan que el piloto golpee con el casco en el habitáculo en accidentes o choques laterales o traseros.
  • Equipos de lucha contra incendios: Todo monoplaza debe estar equipado con un sistema extintor de incendios en el cockpit colocado bajo las rodillas del piloto y únicamente homologado por proveedores oficiales de la FIA. En caso de incendio, el extintor puede activarse tanto desde dentro como desde fuera del vehículo mediante un interruptor, extendiéndose de forma automática espuma alrededor del chasis y del motor.
  • Interruptor maestro: Permite que el propio piloto pueda apagar los sistemas eléctricos del vehículo que generen un peligro de incendio. Va situado en el volante y señalizado con una llama roja dentro de un triángulo azul con bordes blancos.
  • Luz en la parte trasera: Garantiza una mayor seguridad y visibilidad en pista. Y también actualmente, se ubican en los laterales del alerón trasero.
  • Cables de retención de ruedas: se trata de dos cables que atan la rueda al monoplaza en caso de un accidente evitando que salga despedida y pueda golpear no sólo al propio piloto sino también a los comisarios o espectadores.
  • El HALO: estructura de titanio y con forma de una T curvada y que va situada delante del piloto para proteger su cabeza contra golpes de objetos externos.

EPIS: El antes y el después de la ropa de trabajo en Fórmula 1

Corrían los años 50, donde se vivía a ritmo de jazz, blues, tango y otros muchos estilos musicales al son de la voz del legendario Frank Sinatra. Junto a estos estilos, eran muchos los que se atrevían a romper barreras en aquella sociedad más conservadora, como el mismísimo Elvis Presley, apodado como el «Rey», con sus movimientos y pantalones acampanados. En efecto, todo un «rebelde sin causa» fue el actor James Dean en 1955, zcon su famoso tupé y su pantalón vaquero. Pero también, en los años 50 se celebraba la primera temporada de Fórmula 1. Pilotos a bordo de sus vehículos sin ningún tipo de ropa de protección. Por aquel entonces, el piloto vestía de calle y no se impuso el uso obligatorio del casco hasta 1953 ni del mono hasta 1960. Y como «sobre gustos no hay nada escrito», el campeón Juan Manuel Fangio elegía curiosos atuendos para competir, basados en un polo, chaqueta y pantalones de calle además de un gorro de cuero.

Corrían los años 50, donde se vivía a ritmo de jazz, blues, tango y otros muchos estilos musicales al son de la voz del legendario Frank Sinatra. Junto a estos estilos, eran muchos los que se atrevían a romper barreras en aquella sociedad más conservadora, como el mismísimo Elvis Presley, apodado como el «Rey», con sus movimientos y pantalones acampanados. En efecto, todo un «rebelde sin causa» fue el actor James Dean en 1955, con su famoso tupé y su pantalón vaquero. Pero también, en los años 50 se celebraba la primera temporada de Fórmula 1. Pilotos a bordo de sus vehículos sin ningún tipo de ropa de protección. Por aquel entonces, el piloto vestía de calle y no se impuso el uso obligatorio del casco hasta 1953 ni del mono hasta 1960. Y como «sobre gustos no hay nada escrito», el campeón Juan Manuel Fangio elegía curiosos atuendos para competir, basados en un polo, chaqueta y pantalones de calle además de un gorro de cuero.

Ahora introduzcámonos en la máquina del tiempo y regresemos al futuro… ¿cómo es la ropa y demás elementos que garantizan la seguridad individual en esta categoría?  Hablamos de los EPIS DE LA FÓRMULA 1.

El casco

El casco es, quizás, el más importante de todos por su cometido de proteger la cabeza del piloto frente a posibles impactos. Inicialmente, se utilizaban simples sombreros unidos a unas gafas que posteriormente evolucionaron hacia los cascos tipo aviador de cuero, el casco con cara descubierta y ya el casco cerrado que protegía la cara totalmente cubierta. Actualmente, se fabrican a medida del piloto y están confeccionados con materiales como fibra de carbono y kevlar que hacen que sean más ligeros y resistentes, y todos sus materiales tanto exteriores como interiores han de ser ignífugos. Además, cuentan con una visera de policarbonato de gran espesor y resistente a las balas y, en la parte superior de esta, una tira de Zylon, un material a base de polímero sintético muy resistente. Como curiosidad, os diré que este material se usa en la fabricación de chalecos anti bala. Por lo tanto, es un material altamente recomendable para proteger la cabeza del piloto de objetos pequeños que pueda encontrarse a gran velocidad. Y como en materia de seguridad no se debe escatimar, las viseras de los pilotos llevan incorporadas unas láminas protectoras removibles (tear off) para garantizar una buena visión debido a que los restos de aceite, líquidos y otras suciedades en pista poco a poco la van ensuciando. Láminas que van retirando a medida que su visión resulte menos clara. Hubo algún momento en que la FIA prohibió la posibilidad de retirarlas en pista al existir riesgo de quedar enganchadas en los conductos de los frenos y perjudicar al resto de participantes.

Balaclava o sotocasco

Pasamontañas usado como protección adicional en caso de incendio, que va colocado bajo el caso y que cubre la cabeza del piloto dejando tan solo al descubierto los ojos y la nariz. Debe su nombre a la propia región de Balaclava (Crimea) durante la guerra. Los soldados británicos usaban esta prenda para protegerse del frío.

El «HANS» (Head and neck support)

Y no me refiero al famoso escritor de cuentos para niños «Hans Christian Andersen», sino a otro importante elemento de protección del piloto. Se trata de un dispositivo de protección para la cabeza y cuello del piloto disminuyendo las lesiones causadas por el llamado «efecto látigo» en caso de choque o vuelco. Mediante este sistema, la cabeza del piloto va sujeta evitando así posibles lesiones cervicales. Este dispositivo de protección es obligatorio en la F1 desde 2003. Merece mención especial que este sistema fue inventado por Robert Hubbard, quien nos dejaba en febrero de este mismo año. Se genaralizó su uso desde el accidente mortal en 2001 de Dale Earnhardt Sr. en una prueba del Campeonato Nascar en EE.UU.

Los guantes

A partir de la obligatoriedad del uso de casco y mono por los pilotos, se establecen avances en lo que a los guantes se refiere fabricándose con más longitud para que llegaran a cubrir las muñecas y que solían estar confeccionados en cuero. Si hablamos de los guantes actuales, casi podemos pensar en los guantes de «Misión Imposible» que Tom Cruise utilizaba para escalar el exterior del famoso edificio Burj Khalifa en Dubai. Desde esta temporada de 2019, los pilotos utilizan «guantes inteligentes», sí como lo oyes, unos guantes biométricos que a través de un diminuto sensor transmiten datos vitales de su cuerpo, desde su temperatura, nivel de oxígeno, pulso y su frecuencia respiratoria. De esta forma, en caso de sufrir un accidente facilitarán información muy importante para la intervención del servicio médico.

El mono: «overol»

El mono («Overol») conocido como prenda de trabajo de una sola pieza. Se trata del equipo cuya finalidad es proteger la totalidad del cuerpo del piloto. Al igual que el resto de los equipos mencionados, también el mono ha sufrido importantes evoluciones con el paso de los años, pasando de monos de algodón a los actuales ignífugos de teflón y hoy con el avance «Nomex», un conjunto de fibras tratadas de forma química y capaces de soportar las llamas además de ser transpirables evitando la deshidratación. Según la reglamentación, el mono del piloto debe aguantar bajo las llamas tanto tiempo como el estipulado para que el piloto abandone el monoplaza en caso de incendio. Incluso existe la obligación de que la ropa interior de los pilotos sea también ignífuga. En los inicios de la Fórmula 1 no llegó a generalizarse el uso del mono de forma obligada hasta los 60, llegando incluso a ponerse monos fabricados con idénticos materiales a los del traje de un astronauta de la NASA.

Así que en 1969 un traje especial permitía a Neil Armstrong pisar la luna con una composición de 21 capas diferentes. La exterior, de fibras de vidrio recubiertas de teflón que protegía contra la radiación.

El calzado del piloto

Y para terminar de hablar de Equipos de protección personal, no podemos olvidarnos de los pies del piloto a los mandos del acelerador y el freno en cada carrera. Por eso, el calzado cobra especial relevancia debiendo ser un calzado que permita la mayor comodidad en la conducción. Las escuderías usan distintas  marcas de calzado pero todas han de cumplir una serie de especificaciones a la hora de diseñar la bota del piloto: comodidad, ligereza, con la adecuada flexibilidad al movimiento del pie, resistencia al fuego, a la humedad, sudor y al agua.

Y como he apuntado al inicio de este artículo, cada Gran Premio es fruto de un importante trabajo en equipo, especialmente en lo que se refiere a las maniobras que realizan los mecánicos en cada parada en boxes. Paradas caracterizadas por realizarse en el menor tiempo posible para asegurar la posición del piloto. Y por ello, puede entrañar diversos riesgos. Es por esta razón, que la FIA obliga a que todos los mecánicos de cada equipo lleven también casco, guantes y mono ignífugos, balaclava y calzado de protección. También, desde el inicio de la era híbrida, unos guantes especiales que aíslan de una posible descarga eléctrica (los monoplazas llevan incorporado un testigo luminoso que, al ponerse en verde, informa de que no hay riesgo de electrocución). Hasta que este testigo se encienda está prohibido tocar el coche. También los pilotos han de bajarse de un salto, evitando estar en contacto con el vehículo y el suelo al mismo tiempo y hacer de toma de tierra.

Espero que este artículo os haya resultado interesante, como habréis podido observar la prevención de riesgos laborales está presente en cualquier actividad, incluida la Fórmula 1 que en los últimos años y, especialmente desde aquel 1 de mayo de 1994, ha invertido constantemente en avanzar hacia mejoras en seguridad. Hoy en día, ese «Gran Circo» es más seguro, ya no asistimos a esas carreras con caballos del circo romano pero sí a carreras con muchos caballos a bordo de los monoplazas. Por eso, no podemos olvidar que, aún así, es un deporte de riesgo y donde una avería o un fallo técnico imprevisto puede desencadenar una situación de riesgo o un accidente. Pero muchas veces, a pesar de todo este despliegue tecnológico, estas situaciones son provocadas por fallos humanos (imprudencia, exceso de confianza o errores de cálculo). De ahí que la precaución y una buena formación sean claves para lograr la seguridad en el trabajo.

Como dijo el mismísimo tricampeón del mundo de Fórmula 1, NIKI LAUDA:


“El motor no razona, el piloto sí…”


“Tú eres el motivo de casi todo lo que te sucede”


Y llegados a este punto, ¿quiénes somos nosotros para añadir algo más? Si hasta nosotros nos hemos quedado con la boca abierta… Simplemente dar las gracias a Tamara, por su incansable trabajo, y a su marido, por la revisión y apoyo. Esperamos que este sea el primero de muchos más.

Y, por vuestra parte, esperamos que lo hayáis disfrutado tanto como nosotros y que esperéis atentos el próximo artículo que, como adelanto, podemos decir que nos contará un poquito más sobre prevención de riesgos laborales 😉

1 pensamiento en “Prevención de riesgos: F1 – Mejorando el gran circo”

  1. Enhorabuena Tamara por este didáctico artículo que explica la prevención de riesgos laborales en el sector de la automoción con una forma tan amena y motivadora para el alumnado de ciclos formativos de la familia de Transporte y Mantenimiento de vehículos. Gracias.p

Deja un comentario