Para qué sirven los guantes de seguridad

Para qué sirven los guantes de seguridad y cómo elegirlos

Uno de cada 3 accidentes laborales afecta a las manos de los trabajadores, y de ellos cerca del 70% ocurre cuando estos no llevan guantes de protección o cuando se utilizan los guantes incorrectos. Por esta misma razón, hace unas semanas hicimos un post sobre los tipos de guantes según la composición y hoy te queremos hablar de cómo elegir los guantes de trabajo según las tareas para las que están destinados.

Cómo proteger tus manos en el trabajo

Entonces, ¿quieres evitar las lesiones laborales en tus manos o en las de tus trabajadores? Los consejos básicos que suelen destacar son:

  • Eliminar los accesorios en las manos antes de comenzar a trabajar.

  • No usar las manos como herramienta.

  • Siempre utilizar las herramientas necesarias, y que estas estén en buen estado también es un plus.

  • Formar a los trabajadores en prevención de riesgos laborales.

Por supuesto, todo lo anterior es parte del camino, sin embargo, es imprescindible ir más allá, y la forma de hacerlo es proporcionándoles los adecuados Equipos de Protección Individual (EPI). Sin duda, también será necesario concienciarlos y motivarlos al uso de los mismos y a prestar atención y cuidado en el trabajo. Y, para ello, una buena forma de empezar es abogar con el ejemplo.

Por qué usar guantes de seguridad

Los riesgos a los que se enfrentan los trabajadores cuando hablamos de sus manos pueden ser de diversa índole:

  • Riesgos mecánicos, como cortes, perforaciones, enganches, …

  • Accidentes térmicos, por ejemplo, por abrasiones, por exposición a frío extremo, por el uso de productos inflamables

  • Exposición a riesgos químicos al estar, como su nombre indica, en contacto con compuestos químicos.

  • Riesgos eléctricos por la intervención directa o indirecta de la energía eléctrica.

  • Exposición a vibraciones por estar en contacto continuado con maquinarias industriales en vibración.

Todos los anteriores y muchos más se convierten en potenciales peligros a los que están expuestos los trabajadores y por los que deben protegerse. Debido a todos estos riesgos y peligros, la protección de manos debe realizarse mediante el uso de guantes, manguitos, guantes parciales o cualquier elemento que sirva como barrera de protección, es decir, que cubra la mano con el fin de proporcionar seguridad frente a un riesgo específico.

Tornero utilizando guantes de seguridad

Tipos de guantes según su función

Guantes de uso general

El primer grupo está formado por los guantes de uso general. Estos a diferencia de lo que puede parecer, no son útiles para todo. Más bien se denominan guantes de uso general porque protegen las manos frente a diferentes riesgos en niveles moderados.

Los guantes de uso general suelen utilizarse para trabajos como el bricolaje, la jardinería y los trabajos mecánicos, entre otros.

Encontramos dentro de esta categoría desde guantes con soporte de nylon para trabajar con metales, hasta guantes recubiertos con poliuretano para trabajos que requieren una mayor sensibilidad táctil.

Guantes de protección al corte

Por su parte, los guantes de protección al corte son aquellos que se utilizan para proteger las manos de riesgos mecánicos.

Los guantes de protección anticorte se clasifican según el nivel de protección que aportan. Encontramos desde guantes fabricados con materiales como el poliuretano hasta guantes con fibra Dyneema o Kevlar.

Guantes criogénicos

Los guantes criogénicos hidrofugados están especializados en la protección térmica para ambientes de frío extremo, se utilizan en la manipulación de sustancias a bajas temperaturas como por ejemplo el nitrógeno líquido. La función principal es la de repeler las sustancias líquidas para un mayor aislamiento y protección.

Son los guantes por excelencia utilizados en laboratorios o clínicas, así como en empresas de procesamiento de alimentos congelados.

Guantes para uso alimentario

En la categoría de los guantes específicos para uso alimentario encontramos una gran variedad de guantes destinados a la manipulación de productos en la industria alimentaria, cuyos principales materiales son el nitrilo, el látex y la fibra térmica. Su principal propósito es evitar la contaminación de los alimentos.

Guantes para productos químicos

Los guantes de seguridad contra riesgos químicos son utilizados, sobre todo, en laboratorios y empresas de limpieza. La función principal que se busca en ellos es la protección contra las sustancias químicas que podrían provocar quemaduras o irritaciones en la piel al entrar en contacto directo con ella.

Guantes de serraje americano

Los guantes de tipo americano o de serraje americano son de diferentes tipos, y pueden tener refuerzos en diferentes partes como la palma, los nudillos, la muñeca o el dorso de la mano.

Por ese motivo, elegiremos uno u otros en función del uso para el que estén destinados. Si la palma de la mano será la zona más impactada por la actividad, tendremos que elegir unos guantes de serraje con refuerzos en dicha zona.

Guantes dieléctricos

Los guantes dieléctricos están destinados a trabajos en los que haya posibilidad de sufrir descargas eléctricas de baja, media y alta tensión. Suelen ser utilizados por profesionales como los electricistas o los mecánicos electricistas.

Guantes antiestáticos

Además, encontramos los guantes antiestáticos, indicados para su uso en la industria de la electrónica, ya que ayudan a disipar las cargas electroestáticas.

Las fibras conductoras de las prendas tienen como función principal evitar la acumulación de carga estática permitiendo que se difunda a la tierra y que la descarga no impacte de forma directa en las manos del trabajador.

Guantes desechables

Los guantes desechables son los que más variedad presentan. Tanto en lo que se refiere a materiales como a tipos. Sobre todo, son utilizados en el sector sanitario y en algunas partes de la industria alimentaria.

Guantes térmicos

En cuanto a los guantes térmicos, sabemos que están especialmente indicados para protección contra altas o bajas temperaturas. Esenciales en entornos donde se manejan objetos que puedan causar lesiones por temperaturas extremas.

Puedes aprender más sobre ropa de trabajo para el frío en el artículo que dedicamos a ello hace algún tiempo.

Guantes de seguridad para soldadura

Y, por último, tenemos los guantes de seguridad para soldadura. Estos nos protegen contra quemaduras producidas por contacto térmico, así como salpicaduras de metal fundido, contacto con la llama… Pueden ser de diferentes materiales: cuero, serraje vacuno…

Nuestras recomendaciones para el cuidado de las manos del trabajador

Si hablamos de protegernos en carpintería metálica contra quemaduras o abrasiones, una de las soluciones más habituales es el uso del guante seguridad piel flor con manguito de serraje incluído como el modelo 408 TIG de la marca Juba.

Guante piel flor con manguito de serraje 408 TIG de la marca Juba

Por el contrario, en el sector sanitario, dentro del que encontramos como ejemplo los dentistas, lo más habitual es el uso de los guantes de nitrilo desechable de RUBBEREX PROFESIONAL.

Guantes de nitrilo desechable de la marca RUBBEREX PROFESIONAL

En otro casos, como puede ser el sector de la peluquería y estética, la opción más frecuente entre nuestros clientes es el uso de los guantes desechables sin polvo de látex, como los guantes 532B de la marca JUBA.

Guantes JUBA 532B desechables sin polvo de látex

Como última propuesta, en el sector alimentario el guante seguridad más utilizado habitualmente es el modelo de nitrilo de la marca Mapa, el modelo optinit 472 que se puede ver en la siguiente fotografía.

En Prolaboral te guiamos para una correcta elección de los elementos necesarios en la protección de tus manos. Porque sabemos que las manos de tus trabajadores son una extensión de las tuyas.

Te esperamos muy pronto con más artículos. Y, si te interesa todo lo relacionado con EPIs, te invitamos a conocer nuestra categoría sobre Equipos de Protección Individual, donde están todos los artículos que hemos escrito al respecto.

Deja una respuesta