Hosteleros en verano, 5 lesiones y 5 soluciones

La hostelería es uno de los sectores que más accidentes laborales sufre en el periodo estival. Y muchas de esas lesiones de verano (quemaduras, cortes, insolaciones, caídas…) se podrían evitar con el uso del EPI adecuado en cada caso.

Según ASEPAL, Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual, la temporalidad y precariedad en la contratación de la temporada de verano deriva en una escasa formación y desconocimiento sobre la normativa EPI.


A continuación te detallamos las 5 soluciones a las 5 lesiones más comunes del sector hostelero en verano.

Parte de la protección que deberemos tener en cuenta principalmente será formar correctamente a los trabajadores de los posibles peligros del puesto de trabajo. Por ejemplo para los trabajadores de cocina serían los mismos peligros que registramos en el ámbito doméstico. Pero además en verano, camareros y demás personal de la restauración se enfrentan a altas temperaturas, y a las radiaciones solares de las que también deberán protegerse.


Cortes y pinchazos:

Pueden producirse al cortar alimentos con cuchillos y otros elementos afilados. Su prevención se realiza mediante el uso de guantes de anticorte de protección nivel 5 (EN 388, 4544).

Podría interesarte el GUANTE DCRNM7 ANTICORTE DE DYNEEMA DE JUBA: por 14,73€/unid. Confort  insuperable (ambidextro).


Quemaduras y abrasiones:

Pueden producirse a la hora de manipular superficies calientes, como bandejas para hornos o utensilios de cocina. Se previenen mediante el uso de guantes o manguitos que incorporan protección contra el calor (EN 407).

Prolaboral  te propone 3 opciones:

GUANTE ANSELL CRUSADER 42-474: (por 12,04 €/par) Normativa: EN 388. Protección  a la abrasión nivel 2, al corte nivel 2, al rasgado nivel 4,  y a la perforación nivel 1.  EN 407 Altas temperaturas.

GUANTE MAPA TEMP-COOK 476:  (por  53,30 €/par) Protección hasta 150 °C. Interior y exterior lavables. Resistencia a aceites y detergentes. Puño largo (45 cm.). Normativa: EN 388.

Caídas por resbalamiento:

Además de prevenirse mediante un mantenimiento de orden y limpieza en el lugar de trabajo, pueden reducirse en gran medida mediante la utilización de calzado debidamente certificado para ofrecer resistencia al resbalamiento (EN ISO 20345, 6 o 7, según las necesidades de protección).

La opción que te ofrecemos en cocina sería el zapato  ZAPATO FAL LEVANTE S2 BLANCO (22,28 €) Normativa: EN ISO 20345:2011. (Con puntera de protección para la protección a posibles caídas de objetos y suela SRC antideslizamiento)

Y para los camareros en la sala, una buena opción sería el ZAPATO DIAN MILÁN SCL (24,25 €) Normativa: EN ISO 20347. (Con suela SRC antideslizamiento)

Sobreexposición ocular a radiación UV:

Los efectos van desde la fotoqueratitis y la fotoconjuntivitis (inflamación de la córnea y la conjuntiva por absorción de radiación ultravioleta que suele desaparecer en unos días), hasta el desarrollo de cataratas corticales. El medio de protección más extendido es el uso de las gafas de sol que todos usamos (o deberíamos usar en nuestro día a día). “Las gafas de sol que utilizamos habitualmente en nuestra vida corriente son un EPI de Categoría I”, añade el portavoz de ASEPAL.

Así siguiendo el consejo de ASEPAL, desde Prolaboral te recomendamos que uses tus gafas de sol, y si no tienes ninguna, echa un vistazo a estas GAFAS UVEX PHEOS 9192 (por 5,26 €) (Grado 5-2.5 U.V.)

Quemaduras cutáneas por exposición solar:

En el caso de la exposición cutánea al sol, el abanico de efectos va desde la clásica quemadura solar, pasando por el fotoenvejecimiento y la fotodermatosis, hasta ya, en última instancia, el cáncer de piel, considerado el más frecuente del mundo, ya que su incidencia se dobla cada 15 o 20 años. En el ámbito laboral, el Real Decreto 773/97, considera las cremas solares como equipo de protección individual. Al ser estos fotoprotectores un producto cosmético-dermatológico, están sujetos a la regulación del Reglamento (CE) No 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los productos cosméticos.

Desde Prolaboral te recomendamos, que uses crema solar, entre el factor 30 y el 50. Fíjate que proteja de los ultravioleta (B) y también de los UVA (A). Y por último Acuérdate de reponerla cada 2 horas, y sé generoso a la hora de aplicarla.


Gracias a ASEPAL por su artículo, del que se ha sacado parte del contenido de este post. Esperamos haber aclarado y facilitado algunas soluciones! Buen verano!

Deja un comentario