Enfermedades respiratorias en el trabajo

Enfermedades respiratorias laborales

Cada año, el 7 de mayo se celebra el Día Mundial del Asma. Hoy nos hemos lanzado a la piscina haciendo un especial de enfermedades respiratorias fruto de malas condiciones de trabajo o de las escasas medidas de seguridad que tienen muchos trabajadores.

Entre el 5% y el 15% de los casos de asma que se diagnostican a día de hoy en adultos está relacionado con ambientes laborales adversos. Y no solo esto, es que, además, existen multitud de enfermedades que se producen de forma similar. Las causas pueden ser de distinta índole y, por supuesto, dependen del sector y la profesión del individuo.

Tipos de enfermedades respiratorias

Las enfermedades respiratorias que pueden afectar a los trabajadores son muy variadas, sin embargo, pueden agruparse en tres grandes grupos:

Afecciones bronquiales

Dentro de las enfermedades bronquiales encontramos el asma, la bronquitis crónica, el cáncer de pulmón… Y es que este bloque suele ser el que se presenta entre los trabajadores de forma más común. Estas enfermedades suelen producirse, sobre todo, por exposiciones a polvos, vapores químicos, gases de la industria…

Afecciones parenquimatosas

En el grupo de afecciones parenquimatosas encontramos enfermedades como la fibrosis pulmonar, la bronquiolitis obliterante, la neumonitis por hipersensibilidad… Este tipo de enfermedades suelen tener como factor desencadenante, entre otros muchos, la exposición continuada a ciertos tipos de polvo, moho, hongos, polvo de sílice o algodón…

Afecciones pleurales

Y, por último, las afecciones pleurales, cuyas causas no suelen estar relacionadas con la inhalación de sustancias sino, más bien, con otro tipo de accidentes, como por ejemplo golpes.

Medidas de protección respiratoria

Es algo obvio que, en ciertos trabajos, eliminar las sustancias peligrosas para los operarios es una tarea difícil, por no decir casi imposible. Sin embargo, hay medidas que pueden adoptarse para que los operarios no expongan su salud a estos agentes de riesgo.

La elección de los equipos de protección respiratoria variará en función de las características del puesto y las necesidades del usuario, por eso, es muy importante consultar con los expertos para analizarlos y elegir, de esa forma, la protección correcta.

Entonces, debemos decir que existen diferentes tipos de equipos de protección:

#1.- Mascarillas

Son dispositivos de protección respiratoria que cubren únicamente la nariz y la boca y protegen principalmente contra las partículas finas, polvo, vapores de pinturas y algunos virus, entre otros.

Existen tres niveles que van desde FPP1 hasta FPP3, y dentro de los dos primeros existen mascarillas con y sin válvula; sin embargo, en el último la válvula siempre va incorporada. Su principal característica es que son equipos de protección de un solo uso.

#2.- Semimáscaras

Las semimáscaras, por su parte, son equipos que cubren la boca, la nariz y la barbilla, quedando despejado el resto de la cara. Protegen, sobre todo, de productos químicos y vapores.

Y, por ejemplo, una aplicación usual de estos equipos es en las tareas de fumigado, como ya comentábamos hace unas semanas en este post: http://workwear.prolaboral.es/equipos-proteccion-basicos-para-fumigar/. Esto es así porque suelen ser más cómodos que las máscaras completas y, además, permiten combinarlos con otros accesorios.

#3.- Máscaras

Por su parte, las máscaras de protección respiratoria completas protegen, como su propio nombre indica, toda la cara. Se utilizan en actividades donde hay exposiciones a gases y partículas que pueden suponer un riesgo para los usuarios.

Proporcionan un nivel de protección muy alto y, por ello, son una opción bastante elegida en sectores como la minería y aquellos en los que se está en contacto con pesticidas y otros productos químicos.

#4.- Equipos de evacuación

Los equipos de evacuación son aquellos que se utilizan en situaciones de emergencia en entornos complicados cuando se requiere aumentar la protección de las personas evacuadas.

Suelen utilizarse cuando hay presencia de humos o vapores tóxicos, por ejemplo, cuando se producen incendios, y se requiere un nivel de seguridad mayor.

#5.- Equipos de respiración autónomos

Los equipos de respiración autónomos son aquellos que se utilizan cuando los usuarios están expuestos a ciertos gases, humos e, incluso, determinados aerosoles químicos. Se utilizan en aquellos casos en los que no hay otra solución posible, puesto que deben ser el último recurso en el que pensemos. Son apropiados por ejemplo en minas y, también, en ciertas industrias químicas.

Hasta aquí nuestro especial sobre enfermedades respiratorias como consecuencia de exposiciones en el trabajo. Esperamos que estos 5 minutos te hayan ayudado a conocer un poquito más las diferencias entre los distintos equipos de protección que existen. Aunque te recomendamos que antes de elegir el que necesitas consultes con tu técnico de confianza para que pueda ayudarte a elegir el que es perfecto para ti.

REFERENCIAS:

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/02/28/companias/1551358161_941241.html

http://www.seguridad-laboral.es/prevencion/respiratoria-y-gases/enfermedades-respiratorias-en-el-ambito-laboral

http://www.seguridad-laboral.es/revistas/fsl/158/90/index.html

Deja un comentario