¿De qué se fabrican los guantes de trabajo?

Tipos de guantes de trabajo

Todos sabemos lo que son unos guantes de trabajo e, incluso, ¿quién no los ha utilizado alguna vez? Pero, probablemente las primeras veces que nos los pusimos no sabíamos exactamente si eran los que debíamos usar o no.

En Prolaboral queremos evitar que esto te vuelva a pasar. Por eso, en nuestro artículo de hoy te contamos cuáles son los diferentes tipos de guantes de trabajo que existen y cómo elegirlos.

¡Quédate y conoce cada tipo de guante como la palma de tu mano! 😉

Diferentes tipos de guantes de trabajo

¿Qué entendemos por guantes de trabajo?

Los guantes de trabajo se engloban dentro del conjunto de Equipos de Protección Individual (EPIs). Su función principal es la de proteger las manos de los trabajadores durante el desarrollo de su actividad. Aunque existen diferentes tipos que se clasifican en tres categorías en función de sus prestaciones (Categorías I, II y II).

En el trabajo las manos son uno de los puntos más vulnerables, pues existen multitud de riesgos a los que nos exponemos cuando realizamos cualquier tipo de tarea. Por ello, uno de los elementos de protección clave en el trabajo son los guantes de seguridad.

Existen diferentes tipos de guantes de protección, y si no se elige el adecuado puede que nuestras manos sufran incluso más que si no los hubiésemos utilizado.

Materiales de los guantes de protección laboral

En función del uso al que están destinados nuestros guantes de trabajo, pueden fabricarse con unos materiales u otros. A continuación, hacemos una reseña de cada uno de los materiales más destacados en la fabricación de guantes de protección.

Guantes de algodón

Los elaborados guantes de algodón, como su propio nombre indica son los que utilizan tejidos de algodón y suelen emplearse para fundición, forja y otras tareas que requieran contacto con piezas a temperaturas muy bajas (desde -20ºC) o muy altas (hasta 220ºC), entre otros. En el siguiente enlace podrás encontrar algunos ejemplos de guantes de protección térmica.

Guantes de piel

Los guantes de piel se utilizan para la manipulación de materiales con filo, e incluso se pueden utilizar para manejar materiales fríos o calientes ligeramente, por ejemplo, para trabajos de soldadura.

Guantes de serraje

Por su parte, los guantes de serraje suelen emplearse en las carpinterías metálicas, siendo su principal usuario los soldadores. Además, los operarios cuyas tareas son carga y descarga de mercancías y trabajos con riesgos mecánicos también se suelen utilizar este tipo de guantes. Aquí podrás encontrar algunos ejemplos de guantes de corte americano.

Guantes Kevlar

Los guantes fabricados con hilo Kevlar son muy versátiles en cuanto a sus posibles usos. Otorgan una alta protección tanto a manos como a brazos ante situaciones de exposición a cortes de nivel 4 o de nivel 5. Además, ofrecen una alta resistencia térmica, útiles tanto para entornos fríos como demasiados calientes; y son resistentes a una gran cantidad de productos químicos y solventes, entre otras muchas aplicaciones.

Guantes metálicos

Tienen una malla metálica, como su propio nombre indica, y se utilizan generalmente para la protección al corte, un ejemplo muy visual son los guantes que utilizan los carniceros.

Guantes de Nylon

Los guantes de nylon se suelen utilizar en profesiones donde existen riesgos físicos ligeros de los trabajadores. También es un material de fabricación muy común entre los guantes antiestáticos.

Guantes de poliuretano

Los guantes de poliuretano tienen una gran cantidad de aplicaciones, debido a que son muy resistentes a una gran variedad de materiales y, a su vez, son muy delgados y permiten una excelente sensibilidad y destreza para con el producto que se trabaja. Además, son guantes hipoalergénicos y antiestáticos, lo que hace posible su uso debajo de otro tipo de guantes. Una de las marcas que más guantes de poliuretano fabrica es MAPA PROFESSIONEL.

Guantes de látex

Guantes de látex. Por su parte, suponen una alta protección contra gran cantidad de productos tales como pinturas, resinas, solventes, alcoholes… Una de sus principales características, al igual que los de poliuretano es que suponen una alta sensibilidad al tacto. Un efecto negativo de los mismos y es la posibilidad de que el usuario objetivo sea alérgico al látex, en este tipo de casos existen otras opciones alternativas a los guantes de látex, tales como lo guantes de vinilo.

Guantes de nitrilo

Los guantes de nitrilo se caracterizan por su alta resistencia ante pinchazos y abrasiones. Este tipo de guantes no provoca reacciones alérgicas y suele utilizarse en el sector alimentario y/o sanitario. Aquí puedes ver nuestros modelos de guantes de nitrilo.

Guantes de vinilo

Por otra parte, los guantes de vinilo que, como anteriormente explicábamos, son aptos para personas alérgicas al látex, por ello, suelen ser una clara alternativa tanto para el uso del látex como del nitrilo, en este último caso por tener un menor precio.

Son válidos para la industria alimentaria, sin embargo, no lo son para el sector sanitario, por ejemplo, por su baja resistencia a pinchazos.
Como podrás ver en nuestro catálogo, existen diferentes tipos de guantes desechables de vinilo.

Guantes de polietileno

GEn cuanto a los guantes polietileno, su característica principal es que son muy sencillos, y por eso su uso está muy extendido por ejemplo en gasolineras o alimentación. Tiene ciertas desventajas como su poca adaptabilidad, sin embargo, por el bajo coste que supone aporta una gran protección higiénica para tareas de reducido uso. En este enlace podrás encontrar algún ejemplo de guantes de polietileno de un único uso.

Guantes de neopreno

Por último, los guantes de neopreno son muy flexibles y ofrecen una excelente resistencia ante productos solventes y sustancias grasas, ácidas y cáusticas. Asimismo, suponen una alta resistencia al agua, dada su capacidad de aislar las manos del agua fría; y una alta resistencia a productos químicos. Aunque, no son demasiado resistentes a cortes o abrasiones. A continuación, nuestro catálogo de guantes de neopreno.

Qué tener en cuenta al elegir unos guantes de trabajo

A la hora de elegir los diferentes equipos de protección de manos se deben tener en cuenta una serie de trucos:

  • La elección de los guantes debe realizarse teniendo en cuenta las tareas, el puesto y el entorno del trabajador.
  • Cada trabajador debe tener sus propios equipos de protección dado que no se deben intercambiar entre ellos. El principal motivo es la pérdida de adaptación y ajuste individual de los guantes.
  • Los guantes de protección deben ser de la talla adecuada a cada trabajador. Unos guantes pequeños o grandes pueden perder sus capacidades protectoras o pueden mermar la productividad del trabajador.
  • En ciertas ocasiones, es necesario que el trabajador cuente con varios guantes diferentes, dado que el uso de diferentes productos puede hacer que los guantes no sean adecuados.
  • Acogerse a la normativa de seguridad establecida.
Guantes de trabajo de latex

Cuidado y mantenimiento de los guantes

En cuanto al mantenimiento requerido es diferente en cada caso, y dependerá tanto de las tareas realizadas como de los materiales de los guantes. Sin embargo, unos consejos básicos para el cuidado de tus guantes de trabajo son:

  • Mantener las manos bien limpias y secas antes de utilizar los guantes.
  • Además, dado que la piel corporal por sí misma es una buena protección natural es necesario mantener una buena higiene y utilizar cremas protectoras e hidratantes después de usar los guantes de protección.
  • En general, los guantes deben conservarse limpios y secos, sobre todo, por el lado que está en contacto con la piel. De cualquier forma, las instrucciones del proveedor son las únicas que deben seguirse a la hora de llevar a cabo la limpieza de los guantes de protección.
  • Asimismo, hay que tener en cuenta que la vida útil de los guantes se verá influida por las condiciones de uso y la calidad del mantenimiento que se emplee.
  • Por último, en lo que se refiere a los guantes utilizados para los productos químicos, hay que destacar que requieren unos tratamientos especiales. Es necesario sustituirlos periódicamente a fin de garantizar que siempre mantengan la protección adecuada. Hay que tener en cuenta que utilizar unos guantes contaminados puede ser incluso más peligroso que no utilizarlos.

Y… ¡bingo! Hasta aquí nuestro resumen sobre materiales, usos y mantenimiento de guantes de trabajo. Esperamos que lo hayáis disfrutado y que os haya servido para aprender, pero sobre todo esperamos que lo pongáis en práctica y, a partir de ahora, vuestras manos no tengan que sufrir nunca más por haber elegido unos guantes incorrectos 🙂

Nos vemos en el próximo artículo.

Deja una respuesta