Calzado de seguridad, qué es y cuál debo usar

Siempre que se habla sobre prevención de riesgos laborales sea en el sector que sea, una de las medidas de prevención habitualmente recomendadas suele ser el uso de calzado de seguridad.

En muchas ocasiones puede ser evidente el por qué de dicha recomendación y, en otras, puede llamarnos más la atención. Por eso hoy te queremos contar exactamente qué es el calzado de seguridad, por qué usarlo, de qué nos protege el calzado de trabajo… Y todo ello para que por fin entiendas porque es una de las medidas recomendadas más top en prevención de accidentes y lesiones laborales.

¡Quédate y descúbrelo!

¿Qué es el calzado de seguridad?

Aunque habitualmente acostumbramos a hablar indistintamente de todo tipo de calzado para trabajar, debemos diferenciar dos tipos: calzado  profesional y calzado de seguridad.

El calzado profesionalcalzado laboral o calzado de trabajo es aquel que se suele usar en un determinado sector laboral, por ejemplo, los zuecos en el sector sanitario, zapatos para camareros en hostelería…

De modo que el calzado profesional puede proteger el pie de algunos riesgos de accidentes, pero es un calzado que, según la norma UNE-EN ISO 20347, no garantiza protección contra el impacto y la compresión en la parte delantera del pie.

Mientras que el calzado de seguridad o calzado de seguridad industrial es aquel que protege el pie de riesgos que pueden dar lugar a accidentes y que cumple con la norma UNE-EN ISO 20345. Las características que debe reunir el calzado de seguridad para cumplir con dicha norma son:

  • Estar equipados con topes de seguridad para proteger la parte delantera del pie. Lo que habitualmente se conoce como puntera de seguridad.
  • Deben estar preparados para ofrecer la máxima protección posible contra un impacto de al menos 200J y contra la compresión con cargas de al menos 15KJ.
  • Además, deben tener resistencia al deslizamiento.

¿Por qué usar calzado de seguridad industrial?

Quizás todavía no lo sabías pero, el calzado de seguridad forma parte del equipo de protección individual que los trabajadores están obligados a utilizar en su puesto de trabajo. 

Ya que en determinados puestos de trabajo nuestros pies están expuestos a riesgos como, caídas de objetos u objetos puntiagudos, impactos en el talón, resbalones, pinchazos, salpicaduras químicas, descargas eléctricas…

Y, sumado a todo ello, usar un buen calzado en el trabajo,  bien sea de seguridad o no, evitaría muchas de las dolencias en los pies y en la espalda.

¿De qué nos protege el calzado de seguridad?

Para saber de qué nos protege el calzado de seguridad solo es necesario conocer la norma bajo la que se guía, la Norma EN 20345. Esta supone que el calzado, como hemos dicho más arriba, debe proteger contra impactos y compresión mediante la puntera de seguridad adecuada y, por otra parte, debe contar con una suela resistente al deslizamiento.

Y, por supuesto, una vez que cumple lo anteriormente dicho, puede incorporar todo tipo de requisitos adicionales como resistencia a la perforación, ser un calzado antiestático, tener propiedades aislantes, tener resistencia a hidrocarburos, …

Al hilo de lo dicho, es importante conocer los símbolos o pictogramas que clasifican el calzado de seguridad según el grado de protección que otorgan:

UNE-EN ISO 20347

Requisitos básicos y adicionales para el calzado profesional que no está expuesto a ningún riesgo mecánico (impacto o compresión).

UNE-EN ISO 20345

Requisitos básicos y adicionales para el calzado de seguridad de uso general. Incluye: riesgos mecánicos, resistencia al deslizamiento, riesgos térmicos, comportamiento ergonómico.

¿Cuál es el mejor calzado de seguridad?

Los criterios para la utilización del calzado de uso profesional deben adecuarse al estudio de riesgos de cada sector y el tipo de trabajo a efectuar. Ya que cada sector y cada profesional, tienen necesidades distintas. Es decir, no es lo mismo un trabajador que realiza trabajos en el exterior que aquel que lo hace en cámaras frigoríficas…

Desde nuestra experiencia, aconsejamos usar un calzado que combine ligereza y protección, ya que la comodidad del usuario es un factor fundamental en el día a día. Por el contrario, un calzado muy pesado será incómodo e impedirá que desarrollemos bien nuestro trabajo.

En la medida de lo posible el calzado de seguridad debe ser transpirable, para que nuestros pies permanezcan frescos, secos y cómodos en todo momento.

¿De qué está hecho el calzado de seguridad?

Para saber de qué están hecho los zapatos de seguridad, deberemos primero distinguir las partes que entran en juego para servir de protección:

  • Puntera resistente a aplastamiento o choque (T).
  • Suela:
    • Resistente al deslizamiento (SRA/SRB/SRC).
    • Resistente a hidrocarburos (FO).
    • Absorción de la energía en el talón (E).
    • Resistente al calor por contacto hasta 300º (HRO).
    • Aislamiento contra el calor (HI) o contra el frío (CI).
  • Plantilla con resistencia a la perforación (P).
  • Material y estructura:
    • Que permita disipar cargas electroestáticas (A).
    • Resistente a la penetración y absorción del agua (WRU).
    • Resistente al corte (CR).
    • Protección metatarsal (M).
    • Calzado para soldadura (WG).
    • Resistente al agua del calzado completo (WR)

Como último regalito, os dejamos un vídeo explicativo sobre los diferentes tipos de calzado de trabajo que podéis encontrar en el mercado.

Hemos llegado al final de nuestro artículo y no podemos despedirnos sin antes agradecer a FAL Seguridad que nos haya facilitado plantillas y punteras diferentes con las que poder ilustrar el anterior vídeo correctamente. A Asepal por proporcionarnos la normativa y a Portwest por las tablas.

2 pensamientos en “Calzado de seguridad, qué es y cuál debo usar”

  1. Pingback: Tipos de punteras de seguridad en calzado de trabajo | Prolaboral

  2. Pingback: Diferencia el calzado de trabajo y seguridad | Prolaboral

Deja una respuesta